¿Qué resultados podemos obtener?

No disponemos de un inventario de objetivos que podamos trabajar en las sesiones de coaching. Cada persona es única en sus circunstancias y en su forma de interpretar el mundo, en consecuencia, buscará resultados específicos. Dicho esto, rescatando la experiencia de los procesos de coaching, a modo de ejemplo, citamos a continuación algunos de los retos planteados por los clientes.

En el ámbito empresarial-ejecutivo-profesional, podrían ser:

  • Alcanzar rendimientos sin precedentes.
  • Mejorar el desempeño y la consecución de objetivos extraordinarios.
  • Potenciar la motivación, la responsabilidad y el compromiso.
  • Abordar la resolución de conflictos.
  • Desarrollar competencias de liderazgo 
  • Promover e impulsar equipos de alto rendimiento.
  • Fomentar la innovación y la creatividad.
  • Facilitar la adaptación a los cambios.
  • Mejorar el rendimiento y el clima laboral de organizaciones.
  • Ampliar y trascender los ámbitos del mercado.
  • Impulsar la búsqueda activa de empleo.
  • Desarrollar una carrera profesional exitosa.

Desde la perspectiva personal, algunos ejemplos:

  • Ser más eficaz en la toma de decisiones.
  • Mejorar la autoestima y la autoconfianza. 
  • Aprender a poner límites o a decir “no”. 
  • Gestionar de forma más eficaz el tiempo y la agenda.
  • Tener unas mejores relaciones personales.
  • Desarrollar la inteligencia emocional y la resiliencia.
  • Pensar de un modo más optimista y positivo.
  • Resolver las dificultades de una forma más eficiente.
  • Desarrollar fortalezas (perseverancia, creatividad, humor,… etc.)
  • Potenciar al máximo todas las capacidades para conseguir las metas.
  • Mejorar el bienestar personal.