Felicidad, Psicología Positiva y Coaching

LUIS MIRÓ Y MONTSE SANS, EXECUTIVE COACHES POR LA EEC Y EXPERTOS EN PSICOLOGÍA POSITIVA

“La felicidad es un estado de plenitud, armonía y compromiso sobre el que podemos influir”

Son expertos en felicidad y también en que terceras personas consigan sus objetivos. Es lo que tiene dominar la Psicología Positiva, por un lado, y el coaching ejecutivo, por el otro.

Montse Sans y Luis Miró, coaches de la EEC, ofrecerán una ponencia sobre ambas disciplinas en el II Congreso Nacional de Psicología Positiva, que se celebrará en Castellón a partir del 7 de mayo.

1. ¿Qué es la psicología positiva? ¿En qué se diferencia de la psicología “normal”?

Montse Sans: La psicología positiva es una rama de la psicología que ha venido a complementar las corrientes psicológicas ya existentes. Está orientada a potenciar aquellos aspectos del comportamiento de las personas que ya están funcionando correctamente para que lo hagan aún mejor.

En este sentido, creo que es importante destacar el esfuerzo que se lleva a cabo para dotar de rigor científico su desarrollo. Los estudios e investigaciones que se enmarcan dentro de la psicología positiva ofrecen notables avances en el conocimiento de las emociones y experiencias positivas, el desarrollo de las fortalezas y el impulso de las organizaciones positivas.

2. ¿Ser un experto en felicidad le convierte a usted en una persona más feliz que la media?

Luis Miró: No necesariamente. Ser ingeniero aeronáutico y saber de cohetes no te convierte necesariamente en un buen astronauta, aunque sin duda puede ayudar.

Bromas aparte, conocer las claves de la felicidad es una ventaja, ahora bien, lo fundamental en estos temas es pasar a la acción. Poner en práctica las claves para ser más feliz es algo que está al alcance de todos, lo único que requiere es compromiso con el objetivo que nos planteamos, algo de esfuerzo y cierta cantidad de disciplina para incorporar o cambiar comportamientos, hábitos o formas de hacer o pensar.

3. Además es usted coach. En su experiencia acompañando a personas a lograr objetivos, ¿diría que el objetivo universal del hombre es ser feliz?

Montse Sans: Sí, podríamos decir que ser feliz es uno de los objetivos principales y en muchas ocasiones el fin último de otros objetivos intermedios. Lo que sucede con cierta frecuencia es que solemos buscar la felicidad donde no está.

Muchas personas desean cambiar de trabajo, piso, ciudad, coche o pareja porque creen que así serán más felices. Sin duda los factores externos influyen, pero también es cierto que mucho menos de lo que podríamos pensar.

Ahora sabemos que la felicidad se encuentra en nosotros mismos, en nuestras características genéticas y en nuestra actitud, nuestra forma de pensar, de actuar y de relacionarnos con el mundo. Trabajando en estos aspectos del comportamiento es cómo podemos acompañar a las personas a mejorar su bienestar.

4. Tanto psicólogos como coaches tienen como misión impulsar a las personas. ¿Son disciplinas complementarias?

Luis Miró: En mi opinión, sí, sin duda. En los últimos años, las fronteras entre psicología, psicoterapia y coaching están siendo objeto de amplios, intensos y, en ocasiones, controvertidos debates en múltiples foros.

De forma muy sintética, el coaching es una disciplina para acompañar a un cliente a conseguir un reto, un objetivo, a liberar un potencial para alcanzar resultados extraordinarios. El foco del proceso es precisamente el reto y, como decimos habitualmente, sin reto no hay coaching. Para realizar este acompañamiento, además de la metodología que le es propia, el coaching incorpora herramientas de otras disciplinas como la filosofía, el management, la lingüística, la programación neurolingüística, la Gestalt, el humanismo y otras ramas de la psicología.

5. Eso que los psicólogos positivos llaman fortalezas o virtudes, ¿cómo se potencian en la vida real?

El estudio de las fortalezas es uno de los pilares de la psicología positiva. Para ver cómo se pueden potenciar permítame hacer una breve aproximación a lo que estamos hablando.

En primer lugar, las virtudes son características que definen el buen carácter y se inspiran en principios filosóficos, morales o religiosos. Por otra parte, las fortalezas son formas específicas distintas de expresar las virtudes con un claro componente psicológico. Finalmente están los hábitos o comportamientos que permiten expresar a las personas sus fortalezas en determinadas situaciones.

Respondiendo a su pregunta, para potenciar una fortaleza haremos el recorrido inverso. Es decir, si desarrollamos aquellos hábitos o comportamientos asociados a una determinada fortaleza la estaremos potenciando.

Un ejemplo. Dentro de la virtud del Coraje, una fortaleza es la Tenacidad o Perseverancia, característica que nos permite seguir trabajando en alcanzar nuestros objetivos a pesar de los obstáculos y las dificultades. Pues bien, para desarrollarla podemos escoger un determinado ámbito de nuestra vida, nos marcamos unas metas, las podemos desglosar en pasos más pequeños, les ponemos plazos, hacemos un seguimiento de nuestros avances y celebramos los logros. Si practicamos e incorporamos esto de forma habitual puede ser una vía para desarrollar nuestra perseverancia.

6. ¿Cómo define usted la felicidad?

Montse Sans: No voy a rehuir la pregunta pero sí me gustaría aclarar que cada uno de nosotros tiene su propia definición y eso hace precisamente que sea un concepto tan atractivo y tan existencial a la vez.

Para mí la felicidad es un estado de plenitud, armonía y compromiso sobre el que tenemos más capacidad de influir de la que creemos en un principio. La visualizo como un viaje emocional en globo en el que hay etapas en las que estás en lo más alto y en otras desciendes para volver a subir. Lo que nos hace subir más o menos depende de cada uno y de cómo estemos interpretando el mundo. Influyen las emociones que estemos viviendo, las fortalezas que podamos poner en juego en lo que hacemos y el sentido vital que tengamos, aquello para lo que vivimos más allá de nosotros mismos.

7. ¿Cómo se enseña a ser feliz? ¿Basta proponerse ser feliz para serlo?

Montse Sans: Utilizando una aproximación propia de coaching yo diría que no se “enseña” a ser feliz pero se puede “aprender” a ser “más” feliz. Como decíamos antes, la felicidad no es un estado permanente y lo que podemos hacer es aprender a gestionar nuestras claves para la felicidad.

Si “proponerse” ser más feliz significa compromiso con el objetivo, sí sin duda. Esto no quiere decir que sea un camino fácil e inmediato. En primer lugar necesitaremos tomar consciencia de cómo estamos siendo, cuáles son nuestros valores, nuestras fortalezas, nuestros intereses, nuestras necesidades y los componentes-objetivo de nuestra felicidad. Después, según el caso, podemos aprender a gestionar nuestras emociones y a modificar nuestros pensamientos, comportamientos y hábitos.

8. ¿Siempre positivo, nunca negativo?

Luis Miró: ¡No, para nada! En cuanto a las emociones, no hay emociones buenas ni malas, todas son buenas, útiles y necesarias en la medida que nos permiten una relación adaptada al entorno. Por ejemplo, el miedo es mucho mejor que el amor si estamos frente a un león. Cuando hablamos de emociones “positivas” o “negativas” nos referimos a cómo valoramos el recuerdo de la experiencia. Las emociones “positivas” son las que se valoran de forma placentera y las “negativas” de forma no placentera para la mayoría de la población, siempre hay excepciones. Todas nos sirven para descargar la energía que generamos ante una determinada situación y pasar a la acción.

Otra cosa es ser optimista. Un optimista no es el que piensa que todo va e irá bien siempre, un optimista es el que reconoce la situación, sus pros y sus contras, y piensa que es posible hacer algo para mejorarla. Ser optimista sí es una fortaleza, mejora nuestro bienestar y amplía nuestras posibilidades de acción.

9. ¿Qué claves expondrá en el taller que ofrecerá en el Congreso de Psicología Positiva?

Luis Miró: En el taller queremos hacer dos cosas. Por una parte, queremos aproximar el mundo del coaching a los expertos en psicología positiva. Esto significa que veremos los fundamentos del coaching, las fases de un proceso de coaching y practicaremos con algunas de las herramientas fundamentales.

Conforme vayamos avanzando en esta primera aproximación, trabajaremos en descubrir las sinergias o contribuciones que pueden existir entre ambas disciplinas, por esta razón el taller tiene como título “Coaching y Psicología Positiva, las ventajas del maridaje”.

Queremos que sea algo muy práctico y ameno en el que los asistentes puedan llevarse reflexiones y herramientas para aplicar a su práctica profesional.

Artículo original publicado en la EEC